Carta a D por Natalia Vega – #RevistaDemencia

Hola:

Te escribo esta carta…bueno la verdad no sé ni por qué, pero quiero intentar decirte lo que tengo mi corazón. Desde la primera vez que te vi me flechaste, pensaba sobre lo hermosa que eres y cada vez que te veía mi día se arreglaba por más malo que fuera. Me tardé dos meses en hablarte porque tenía miedo de que me rechazaras y no te interesara hablar conmigo. Me acuerdo cuando hablamos la primera vez y te sonrojabas con las cosas que te decía, cuando toque tu pancita y me contabas lo nerviosa que estabas. La primera vez que te visité la casa de tu mamá y me dijiste que no estabas lista para una relación, pero aun así mi corazón insistía en luchar por tu amor y algún día ser parte de la vida de tu bebé.

Cuando perdiste a tu bebé no pude estar ahí para ti porque me había enojado contigo y cuando me lo dijiste me sentí la persona más miserable del mundo y lloré donde nadie me viera porque sentí que había perdido un hijo. Pero después de la tormenta viene la calma, pasamos muchos momentos felices como amigas aunque yo moría por ser algo más. Como por ejemplo, el día de mi cumpleaños cuando me felicitaste con tanta alegría, cenamos, nos reímos. Cuando te entregué mi cadena ese día sentí como si te hubiera entregado mi corazón, tenía tantas ganas de besarte y de confesarte que estaba enamorada de ti. Luego tuvimos nuestro primer “date” donde nos tomamos nuestras primeras fotos, donde nos tomamos de las manos por primera vez.

Luego, las cosas empezaron a cambiar y me confesaste que estabas hablando con otra persona y que ella te había roto el corazón. Y yo aquí esperando porque me dijeras algún día que tú también me amabas, ese día partiste en mil pedazos mi corazón y disimular mi dolor ante mis amigos. Dos meses después apareces nuevamente y yo con la esperanza de una nueva oportunidad, me miras como si realmente me amaras y caigo en tus redes nuevamente. Te apropiaste de mi cuerpo, de mi alma y luego te fuiste; no solo físicamente sino también con tus pensamientos. Dos meses después aquí estoy escribiéndote esta carta y dejando mi cuerpo sin lágrimas por ti. Porque te extraño, te amo y no sé si me pueda recuperar de mi dolor; puse mucho esfuerzo, mucha energía y sobre todo mucho amor y no recibí nada de ti, solo migajas de cariño. La última vez que hablamos me dijiste que eras infeliz, no sé por qué si se supone que fuiste a buscar lo que según tu necesitabas…que ironía. Me despido y espero que algún día puedas encontrar lo que tanto buscas. Yo me quedaré aquí lamiendo mis heridas a ver si algún día logran cicatrizar.

 

 

nataliaNatalia Vega

Tiene 27 años y es originaria de San Juan, Puerto Rico. Hace cuatro años se mudó a la Florida con la esperanza de una vida mejor. Actualmente vive en Clearwater y trabaja en seguridad, tiene varios pasatiempos como ver televisión, ir al cine, ir a la playa y salir a comer. Pero su favorito es escribir, dejar fluir esos sentimientos que tiene por dentro. La mayoría de las cosas que escribe son relacionadas al romance y son experiencias que ha vivido. Le gustaría darse a conocer por medio de sus escrituras aunque a la misma vez le da miedo.

 

 

Advertisements
Carta a D por Natalia Vega – #RevistaDemencia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s